A María Iglesias, todavía su mirada.

  Si María nos quedara sería hoy más luminoso el día. No habría preguntas que negar porque su voz, que tanta vida acogía, llenaría la mañana descubierta. Si María nos quedara el mundo seguiría siendo un cielo que alcanzar, un por siempre que iluminar.

  María_IglesiasCon su valiente valentía nos acercó, cada vez que nos hablaba, a la calidez de su amor y no hay ola que no susurre en cada orilla visitada la blancura de las cumbres de su corazón. En cada una de ellas se quedan los momentos que compartimos trabajando mientras aprendíamos a emprender. Esta noche, María, créeme, no hay proyecto que pueda crecer sin tu aliento, sin tu latido, sin las suaves palabras que deslizabas en cada encuentro impregnadas en la sabiduría de tu juventud.

   Porque no sabemos, porque no entendemos, porque no encontramos senderos que acompañar. Déjanos tu luz y di que siempre serás estrella y alma, mar profundo donde no hay costas infinitas. Haz de esta ladera yerma música cálida y enséñanos a ser viento fiel, mas no nos pidas que te digamos adiós. No seremos capaces, María. Ya no seremos sin ti.  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies