Bilingüismo: "Bilingual Project in Aragón, threatened? (¿El Proyecto Bilingüe en Aragón, amenazado?)".

   Bueno, pues ya está. Ya está el debate en la calle y la polémica en los foros. Ya se han desatado los vientos encontrados de aquellos que defienden el Proyecto Bilingüe que vive en las aulas aragonesas y quienes cuestionan su sostenibilidad (palabra de difícil pronunciación que lleva camino de convertirse en término de moda). Y la pregunta: ¿Está el Proyecto Bilingüe en Aragón amenazado?

   La noticia la publicaba el lunes Heraldo de Aragón y sirvió para que una legión de ciudadanos opinasen a favor y en contra empleando en el cruce de opiniones argumentos no siempre contrastados, pero legítimos, pues en democracia vivimos y en su seno cabe la diversidad. Incluso la inexactitud.

   Poco se sabe. Sólo lo publicado en los medios. Sin embargo, quienes hemos trabajado con entusiasmo e ilusión en la implantación y desarrollo del Currículo Integrado echamos en falta, una vez más, un debate sosegado, profundo y plural que nos sirva a todos para conocer la realidad del programa, sus puntos fuertes y sus debilidades.

   Hace unos años, tan solo siete, por ejemplo, hablar de bilingüismo en la escuela era darse de bruces contra un muro formado por los temores de las familias y la incomprensión corporativa del profesorado. Los primeros porque veían en él un obstáculo insalvable que dificultaría el aprendizaje de sus hijos, una barrera insuperable que supondría un problema que añadiría peros a la vida escolar de los niños. Los segundos porque creían que su puesto de trabajo peligraba, suponía más trabajo que no sabían cómo afrontar y porque la presencia de profesorado cualificado provocaría un distanciamiento entre unos y otros, estableciéndose agravios comparativos de insospechadas consecuencias.

   Ha habido que dialogar mucho, trabajar a fondo, buscar puntos de encuentro, afrontar con delicadeza y espíritu de pacto multitud de situaciones en las que hubo que tomar decisiones que fueran comprensibles por parte de todos los sectores. E informar y compartir. Sobre todo informar y compartir. Hoy, afortunadamente, algunos de esos recelos han desaparecido o, por lo menos, se han moderado razonablemente y es amplio el sector de la comunidad educativa que aprueba y apoya el mantenimiento y desarrollo del Currículo Integrado. Hasta aquí estamos, en general, de acuerdo, pero es también un buen momento para sugerir que nos acerquemos a la realidad del programa a través de documentos y estudios contrastados, y no sólo de percepciones y planteamientos más o menos interesados.

   ¿Es posible? Sí. Para empezar proponemos la lectura del Informe de Evaluación del Programa Bilingüe presentado en Marzo de 2010 y elaborado por un equipo de expertos independientes bajo la dirección del especialista en educación bilingüe, profesor Richard Johnstone OBE de la Universidad de Stirling (Escocia), junto al Dr Alan Dobson y la Dra. Mª Dolores Pérez Murillo, de la Universidad Complutense de Madrid. En él se presentan los detalles y conclusiones de un pormenorizado estudio realizado a lo largo de tres años, aproximando a la sociedad los puntos fuertes y los déficits del programa. Su lectura es realmente ilustrativa, aclara muchas dudas y responde a las preguntas que nos hacemos cuantos tenemos que ver con la vida del Programa, por lo que es altamente recomendable. Eso, para empezar. A partir de ahí podemos comenzar a hablar con conocimiento de causa. ¿Es una buena idea?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *