Colaboramos, comunicáis, cooperan (Heraldo escolar)

  (22/01/2020) El año ha empezado joven y apasionante. Ya he tenido ocasión de mantener dos encuentros con docentes formadores y en ellos hemos hablado de comunidad. Nuestro relato se apoya en el discurso de autores que contribuyen al progreso de la educación. Uno de ellos, Michael Fullan, visitó España recientemente y volvió a sugerirnos que “la colaboración entre docentes es un factor decisivo en la mejora de los resultados, tanto de estos (así como su satisfacción profesional) como del alumnado y de todo el sistema. Una colaboración basada en la comunicación entre las diferentes partes. “

   Suscribimos su idea, pues cuando los docentes colaboran entre sí se propicia que el conjunto aprenda. Y tan importante o más que la formación inicial lo es la continua, pues el objetivo es que el profesorado trabaje junto, en red, dentro de los centros y que estos, a su vez, puedan trabajar con otros centros para crear redes.

   De eso empezamos a saber mucho por aquí. Y estamos en una posición muy favorable para aceptar que una de las claves de la mejora se encuentra en la autonomía docente entendida como una «autonomía conectada» que “tiene en cuenta al profesorado, que habla entre sí, que se comunica y tiene coherencia en sus acciones”. O dicho de otro modo: los docentes que trabajan solos “se marchitan”.  

Por eso, en esos encuentros hablamos de la necesidad de establecer alianzas entre profesorado, familias y entornos sociales, a lo que añado la importancia de que el propio sistema proporcione las condiciones necesarias para que esa colaboración se produzca. Así, si somos capaces de desarrollar metodologías activas con un perfil de trabajo por proyectos y conseguimos que tengan un impacto directo en la comunidad educativa, lo que Fullan denomina “deep learning”, es seguro que nos encontraremos más cerca de la transformación deseada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *