Así han «dado clase» los docentes durante el confinamiento

   Leo este reportaje de «El País» y compruebo que los docentes, alumnado y familias estamos viviendo en un mundo extraño. A veces también, ajeno, a veces cercano que ya para siempre formará parte de sus vidas.

   Confirmo la certeza de una presencia invasora y amiga a la vez de las pantallas.

   Constato la fluidez de unas relaciones necesarias a través de redes sociales y aplicaciones audiovisuales.

   Contrasto el nivel de las relaciones personales sobre todo de los adolescentes. Ellos, que necesitan ese contacto más, si cabe, que los adultos.

    Coincido con las opiniones que defienden una cierta laxitud con los chicos y chicas para que puedan aprovechar lo bueno de la tecnología.

   Atiendo las experiencias de docentes y comprendo muy bien sus explicaciones e impresiones cuando comparten la necesidad que manifiesta su alumnado de estar muy pronto juntos de nuevo.

   Me preocupa la angustiosa situación que están viviendo muchos alumnos y alumnas, agobiados por un entorno hostil y desfavorable.
 
   Un reportaje, en fin, que traigo a este blog para conocer un poco mejor la realidad familiar, educativa y social de nuestro país en medio de este tsunami llamado COVID-19.
 
 

Mañana, ¿aprobar, promocionar?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous post Marina Garcés muestra su preocupación por los niños y niñas que viven en condiciones desfavorables
Next post Aprobar o promocionar. In other words…

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies