El florido pensil (Heraldo Escolar)

   Hubo un tiempo en que los maestros impartían todas las asignaturas. Esos docentes, muchas veces por obligación, eran dogmáticos, imponían una rígida disciplina y asumían que memorizar conceptos era la base de todo. Hubo un tiempo en que el saber era único y la verdad no admitía réplica. Hubo un tiempo, digo, en que la fuente de la sabiduría cabía en un solo libro o enciclopedia y todo lo que habitaba fuera de sus páginas o no existía o se negaba o se combatía.  

   Ese tiempo lo retrató J. J. Porto en su película “El Florido Pensil” sobre la la novela de A. Sopeña y nos viene muy bien para acercarnos a otro paisaje que hoy tinta el debate educativo: los peligros y virtudes que tiene el mundo virtual.

   Durante un tiempo enfrentamos la vida digital vs la vida real, pero hemos descubierto, a fuerza de bofetadas víricas, que lo digital es más real de lo que pensábamos. Y averiguamos que el mundo adulto ha vivido un cambio profundo, pero también los jóvenes. En primer lugar, porque en clase  no pueden elegir cuándo se relacionan con sus móviles ni con quién. Además en los encuentros virtuales son elementos pasivos, lo que choca con su necesidad de ser actores principales. Porque cuando se exponen en una pantalla, cuando entran en ese mundo lo hacen para expresarse, no para solo escuchar.

   Vivimos en un cosmos opuesto al florido pensil. No hay verdades absolutas, ni certezas asumidas. El saber es poliédrico y el conocimiento navega sobre olas desatadas. Esta forma de comunicarnos ha diluido las fronteras entre lo profesional y lo personal y vivimos tan expuestos y disponibles (“always on”) que la presión por participar acaba con la frescura de la relación piel con piel. No perdamos la interactividad, porque generaremos pasividad. Un gran desafío que supera el hecho de ser competentes en el uso de los dispositivos, pues en realidad buscamos lograr que el alumnado sea un agente activo de su aprendizaje. Sabido es: si quieres innovar, no busques expertos, busca protagonistas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous post Música del corazón (Heraldo Escolar)
Next post En aragonés: Cronicas d’un lugar (Heraldo Escolar)

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies