Vídeo escolar: hace siete años recibimos el Premio Ramón Pignatelli.

   Hoy hace siete años asistimos a un acto académico en el IES «Pedro de Luna» de Zaragoza presidido por la Consejera de Educación, Dña Eva Almunia», en el marco del cual se nos hizo entrega del Premio “Ramón Pignatelli 2005″ (pág. 7) concedido por el Gobierno de Aragón por nuestro documental «El agua».

   Si hay un día que acompaña gratamente mi memoria ese es aquel 30 de Marzo de 2006, Día de la Enseñanza en Aragón, día en que se recuerda la insigne figura de Dña María Moliner, porque aquel día vinimos desde Alcorisa los alumnos de 5º de Ed. Primaria acompañados de sus maestras tutoras, Laura y Mª Julia, Conchita, maestra coautora del trabajo, y yo mismo para recoger este premio que significaba un reconocimiento de gran altura a nuestro trabajo con los medios audiovisuales en la escuela.

   Fue un acto emotivo, sencillo, en el que sentimos el calor de toda la Comunidad Educativa aragonesa. Además, tuvo lugar en un instituto, el «Pedro de Luna», bilingüe, y la presentación del mismo corrió a cargo de varios de sus alumnos y alumnas que la llevaron a cabo en español y en inglés. Este detalle tenía para mí gran importancia, en un momento en que nuestro colegio acababa de iniciar la implantación del bilingüismo y en el que, la verdad, tuvimos que vencer en sus inicios muchas dificultades para desarrollarlo.  

   De los cinco reportajes que consta el documental hay uno que me emociona especialmente. Se trata de una entrevista que le hicimos   a nuestro compañero y amigo, José Daniel Gil, pues él había nacido en Santolea, localidad que a principios de los años 70 fue anegada para construir el pantano que hoy lleva el nombre del pueblo. Ya entonces nos estremecía escuchar las palabras de Joséda, pues su testimonio, prolongado con esa voz tersa, como de madera madura, hacía que nos sintiéramos hijos del pueblo y pudiéramos comprender que el agua es sinónimo de vida pero también acompaña a la tristeza. Pero la entrevista se vuelve más grande desde que se produjo su muerte, en Octubre de 2009. Una muerte desleal, sin labios que pronuncien palabras de amor, sin dedos con os que acariciar.  

josedaniel

   En fin. Hoy siete años después, traigo aquí las luces y las palabras de aquel día en que el agua nos permitió sentir el calor del aplauso de nuestro compañeros y amigos.

   He aquí los cinco capítulos del documental que nos permitió disfrutar de la alegría del Premio.

   Publicación de la noticia en «El Periódico de Aragón».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *