La Educación, ¿presa de la prensa?

(19/09/2013) Hace apenas un año me atreví con un sencillo divertimento: durante una semana me dediqué a rescatar de varios periódicos diarios, regionales y nacionales, las informaciones que dedicaban a la educación. Inicié ese juego animado por la intuición que me llevaba a pensar que de lo que se hablaba no tenía mucho que ver con lo bueno que vivimos en las escuelas e institutos y sí demasiado con las miserias que nos rodean.

maxresdefault  Le seguí la pista a un ramillete de diarios: «Heraldo de Aragón», «El Periódico de Aragón», «El País,», «El Mundo» y «ABC» y el resultado del seguimiento fue desolador. Pocas, muy pocas referencias al trabajo diario, al esfuerzo (sí, el esfuerzo) de familias, profesores y alumnos, a las inquietudes pedagógicas, a los procesos compartidos; pero muchas, demasiadas, referencias a conflictos (que existen), déficits (que se dan), problemas sin solución (que sobran), preguntas sin respuesta (que nos ofenden). Un panorama desasosegante. Y lo que más me preocupa es que las buenas noticias, las magníficas iniciativas que se dan en las aulas aragonesas y españolas duermen en los rincones de las publicaciones especializadas o de suplementos dedicados a la educación, pero solo saltamos a la página par de los periódicos cuando algo malo nos mancha. Y eso es un problema.

Si los medios de comunicación no “firman” un Pacto de Complicidad con la Educación, tendremos más dificultades de las necesarias para recuperar el afecto y la consideración de esa sociedad a la que servimos y que no siempre sabe valorar las bondades de un sistema educativo ahora mismo malherido y debilitado, tanto material como moralmente. Necesitamos su apoyo tanto como el de las familias. Y muy importante: necesitamos, sobre todo y con urgencia, nuestro propio afecto, el que los maestros y profesores nos tenemos que dar a nosotros mismos.

Otros artículos relacionados: – La Educación, víctima de la desinformación

1 comentario en “La Educación, ¿presa de la prensa?

  1. Pingback: Más innovación, menos deberes, ¿mismos problemas? -

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *