Hablemos de educación,  Metodología

La ley Wert: más sobre evaluación.

   Hay ideas que por ser repetidas muchas veces acaban por convertirse en verdades aceptadas por la mayoría. Algo así ocurre en Educación con lo que se ha llamado el fracaso escolar, últimamente denominado «abandono escolar» por ser la cantidad de estudiantes que dejan sus estudios mayor de lo que sería razonable aceptar en una sociedad del Primer Mundo como la nuestra.

   Los análisis serios que se han hecho sobre tal circunstancia son desconocidos por casi todo el mundo, más sensible a los titulares de prensa o a las declaraciones en rueda de prensa realizadas por ministros y consejeros, demasiado mediatizados por su ideología y casi siempre prisioneros de prejuicios e ideas preconcebidas.

   ¿Los chicos abandonan los estudios? «Eso es porque no se les exige», dicen algunos. La «cultura del esfuerzo» brilla por su ausencia y por eso hay que pedirles más, así que vamos a instaurar una serie de exámenes estratégicamente ubicados a lo largo de la escolaridad y así ya verás cómo estudian. ¿Parece simple la argumentación? Si lo parece es porque lo es.

   Ayer escribí que nuestro sistema educativo adolece de lo que podríamos llamar «cultura de la evaluación». Es relativamente habitual encontrar ejemplos de procesos evaluadores desajustados, no acordes con los objetivos reflejados en las programaciones y, en ocasiones, alejados de una coherencia objetivos-metodología-evaluación. Y eso sí es un problema.

   No es la cuestión modificar las leyes orgánicas de educación cada cuatro u ocho años. La cuestión es aplicar una metodología de trabajo acorde con la práctica educativa que no hay que inventar, pues ya está expresada en los documentos pedagógicos. Se trata de aplicar lo que está desarrollado y se ajusta a la razón didáctica, y si no se hace bien habrá que articular procedimientos para que los maestros y profesores cumplan con su tarea. Y digo si no se hace bien.

   Todo, es decir: reflexión, debate, acuerdos, compromiso, antes que el decreto ley y la lectura simple y poco contrastada de la realidad social y profesional que vivimos.    

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies