Lleguemos a un acuerdo: ¿Qué es educar?

(22072013)  En mi colegio, lugar de acogida, momento de encuentro, universo de afectos, convivimos cientos de personas. Todas diferentes, distintas, pero todas unidas por una misma emoción: la educación. Bien porque somos maestros, bien alumnos o padres, todos los que allí estamos tenemos una palabra en la boca y en alma que nos ocupa muchas horas al día, muchas semanas al mes. Mucha vida.

everybodyshinebright02  Es nuestra razón de ser y nuestro centro de vida y de ella y por ella hablamos horas y horas, poniendo encima de la mesa y al lado de nuestros corazones la pasión que nos acompaña en cada rincón del alma. Sin embargo, tengo la certeza de que aunque cuando nos juntamos todos hablamos de educación, no siempre estamos hablando de lo mismo. Lo que para unos es admisible («Este fin de semana me llevé a mi chico de 7 años a hacer parapente»), para otros es inaceptable («¡Qué barbaridad! ¡Qué imprudencia!»). Lo que para unos es normal («Yo le pongo ‘la televisión’ y así por lo menos me deja un rato tranquilo») para otros es una aberración («En mi casa no se ve la tele porque no hacen más que basura»). Lo que para algunos es necesario («Este colegio me gusta porque les exigen mucho y les mandan deberes para que se acostumbren a esforzarse»), para otros es un despropósito («Los deberes son un carga innecesaria y a veces los maestros no se dan cuenta de que los chicos necesitan jugar y descansar»).

   Estas afirmaciones son auténticas y las he recogido de diversas conversaciones con padres de alumnos de primeros cursos de primaria. Alguien podrá decir que en la variedad está el gusto o que vivimos en una sociedad plural y, por lo tanto, es necesario que haya diferentes opiniones. También en educación. Sin embargo, en este punto yo me atrevo a proponer que es necesario que, aun estando de acuerdo en que es positivo resaltar la pluralidad y la diversidad de opiniones, en educación necesitamos más que nunca llegar a acuerdos. También en lo que respecta a lo que entendemos por «educación».

   La sociedad necesita pactos y uno de ellos es acordar qué valores básicos y naturales debemos transmitir en el escuela y en las casas para que podamos llevar a cabo una buena acción educativa conjuntamente. Los Claustros, los Consejos Escolares, las AMPA’s, las Escuelas de Padres y las Escuelas de Maestros pueden ser foros adecuados en los que hablar de estas cosas y las propuestas que de ellos salgan tienen que ser sencillas, conseguibles y, sobre todo, aceptadas por la mayoría.

   Y llegados a este punto, doy el primer paso proponiendo una idea: los colegios, cada colegio, podrían elaborar una sencilla lista de programas de televisión recomendados para sus alumnos atendiendo a su edad y teniendo en cuenta los valores que transmite. Por ejemplo. ¿Alguna idea más? Soy todo «bandeja-de-entrada-de-mi-correo-electrónico».

1 comentario en “Lleguemos a un acuerdo: ¿Qué es educar?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *