Relatos y narraciones

Relato: "Pasos".

Recuerdo encontrarme mirando a través del amplio ventanal del Gran Café. Recuerdo que el Paseo de la Independencia me pareció joven y atractivo. Sentí unas calles osadas que sitúan el límite entre el miedo y el deseo como sólo el anhelo puede decidir si te amo o me desprecias. Un Paseo luminoso, con brillo de atardecer, de sol invernal que atrapa en lo que anuncia. 

Recuerdo haber adivinado a una pareja besándose con tímida violencia, la que nos ofrece el deseo que nace. Entonces una punzada como de madera me hizo sentir otra vez la acabada fiereza de los abrazos de Javier. Fue un fogonazo, sólido, pero un golpe rojo en fin, que me dolió porque Javier, lo de Javier, no tenía que haber acabado así. Sé que todos creían en nuestro amor, porque así lo mostramos, casi exhibimos. Nuestras manos unidas construían versos en los caminos que recorríamos aquellas tardes del último verano. 

Llegué a pensar que pasear cogidos de la mano era gesto de amor apagado, de sed calmada, nunca signo de pasión. Pero así lo viví. Lo pienso y un estremecimiento cristal recorre mi espalda. Ahora sé que un paseo siempre es la antesala del sudor compartido por el ímpetu de los besos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies