Presentación del libro "Aragón negro"

   21698_1Juan Bolea es un hombre cuya voz madera escribió ayer frases de viento y maren el Teatro Principal de Zaragoza. Maestro de ceremonias de encuentros nunca furtivos, deja que las palabras se acomoden en sus manos y entonces inicia una danza en la que lo importante es la presencia de los amigos y el afecto común. 

   La tarde era negra o así nos la presentó el escritor, pero allí había tantas miradas blancas que no parecía posible que los relatos nos confundieran bajo sus nubes de delitos perseguidos, amores dislocados y personajes imposibles. Sin embargo, pudo ser. Los diez escritores han aportado su bala literaria a esta hermosa aventura a la que Jesús Egido, el editor de Rey Lear Editores, aceptó dar vida. Sabía que lo que le llegaba era un puñado de historias vigorosas que seducirían al lector con la pujanza de un cierzo de atardecer y así lo aceptamos quienes ya tenemos en casa el volumen soñado por estas cinco mujeres y cinco hombres valientes y amantes.

   De todas las historias me quedo para mí la escrita por mi amiga Gema, «Sin alma». Es una narración cuyo título juega con las palabras y su significado, pues uno de los personajes principales se llama así, pero he de decir que es la expresión menos afortunada viniendo de quien viene. Gema es una mujer serena que ha retratado amorosamente la vida en un pueblo y lo ha hecho con lo que a ella mejor la define: con alma, con las ganas que la vida te ofrece para hacer de su presencia entre nosotros el mejor de los regalos posibles.  Fue una tarde mágica porque fue tan real como el cálido cariño que   nos une. En mi página blanca de hoy guardo los momentos que supimos compartir gracias a ese cachirulo atravesado por tres proyectiles y que retrata a la perfección esta negra aventura. ¡Larga vida a la vida!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *