Poema: "Soplos de aire azul" (a mi abuela Pascuala, in memoriam).

Hoy siento que me llaman
tus cien soplos de abierta certeza.
Me sirven para cuidar
mi recordada niñez a la intemperie,
porque el mar nunca se acercó a tus manos enlazadas a pasados invernales.
No se atrevió,
tan gallardo a veces, tan inacabado siempre,
pero sin él supiste dibujar orillas transparentes,
las mismas que me enseñaste a recorrer
como quien trepa por la espalda del amor.

Te canto así, te cuento a mi modo,
porque cada domingo iniciabas el beso que me recibía,
camino hecho desde la Romareda a tu casa,
para preguntarme con niebla en la voz:
«Maño, ¿cómo ha quedao el Zaragoza?»
Y me besabas la frente.
Y si te decía: «Haganaoyaya»
cerrabas mis sueños susurrando: «Halapués».

Y yo abrazaba tu sonrisa aventurada,
esa que me sabe a lágrima esperada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *