Un lugar en el mundo (Heraldo Escolar)

   Hablo con mi gente sobre la escuela y estamos de acuerdo en que hace falta cambiar la educación. O mejor: que hay que cambiar en educación. 

   Mi gente y yo creemos que el debate es necesario, que en él participen todos y que debe tener un sentido de permanencia.

   Si hacemos una lista de temas importantes muchos coincidimos al menos en dos: el “éxito” escolar y la inclusión. Y añado una tercera, sustancial: la construcción de equipos humanos sólidos con vocación de comunidad.

   Es cierto que el cambio, la evolución en educación es un proceso diario. También es cierto que España cuenta con un colectivo docente muy comprometido y altamente cualificado. De ello podemos sentirnos muy orgullosos. Porque el profesorado está trabajando mucho y bien allá donde puede actuar. Sin embargo, consideremos como cuestión estructural imprescindible  para lograr una verdadera transformación que el cambio lo debe promover la comunidad, entendida como un proyecto común en el que participan todos los sectores y agentes. Los docentes, uno a una, no pueden redibujar los paisajes. 

   Allá donde se entienda que la educación es una empresa colaborativa y que los verdaderos cambios se producen desde abajo, hay más posibilidades de que se produzcan. Porque no se crece a golpe de ley, ni a base de heroicos esfuerzos individuales. Asumámoslo los protagonistas, para afrontar un desafío que entiendo nuclear: comprender y creernos que debemos aliarnos con los agentes próximos, generar una comunicación fértil con los entornos, construir proyectos deseados y cultivar la cultura del cuidado. Eso ya lo hacen muchos centros educativos, como por ejemplo el CEIP Ramiro Solans, nueva escuela Changemaker, comunidad constructora de días dichosos, conductora de sueños hilvanados.

   Lo dice el personaje de Luppi, el sencillo maestro de la película de Aristarain: “Si aprendieron mucho o poco, no importa; aprendieron a pensar y convivir, y eso es lo que vale”. Sí, es lo único que vale.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *