Víctor Muñoz, el vigor de la pausa.

   Este artículo lo escribí en octubre de 2008, cuando Víctor Muñoz recibió el Trofeo Magnífico concedido por el Diario Equipo. Vuelvo a firmar cada una de las palabras que entonces dibujé y le muestro mi reconocimiento y aplauso por su entrega y limpieza de corazón. Por lo demás, algún día conoceremos la verdad de lo ocurrido, pues es seguro que nadie tiene la razón pero todos tienen razones.

   24164_2Escribo hoy con la alegría que me produce la alegría ajena. Ayer el Diario Equipo premió a Victor Muñoz con la concesión del Trofeo Magnífico en el marco de la Gala Anual que el periódico deportivo aragonés celebró anoche. Me alegro y me complace, pues es un reconocimiento merecido el que recibe uno de los mejores deportistas aragoneses de los últimos tiempos.

   Y se lo merece porque, además, ha demostrado siempre un sereno amor por el Real Zaragoza. No lo ha hecho con el torrente mediático que acompaña a otras personalidades públicas, pero siempre ha estado a nuestro lado, junto a nosotros, cuando ha hecho falta. Y habría vuelto a estar sin condiciones esta temporada si se lo hubiéramos pedido, como asñí hizo ver a principios de verano, mostrando su disposición a entrenar al Real Zaragoza en Segunda. Sólo nuestro Real Zaragoza habría merecido su atención en la división infernal, pero habría sido, de nuevo, un recorrido pausado, serio y responsable, como es él.

   Sus pulmones, metálicos y azules como el cielo zaragocista, han alentado varias secuencias que forman ya parte de nuestra memoria. La Copa de Montjuic, la Supercopa de Valencia y la Copa nunca lograda pero conquistada a fuerza de clase y vigor en aquellos sucesivos enfrentamientos contra el Atlético de Madrid, Barcelona y el Real “Cacharrería Mediática” Madrid, son conquistas que conforman nuestros altares. Y él parecía que no estaba, que su trabajo no era importante, que su esfuerzo por conseguir sus objetivos no importaba. Pero sí, Víctor es un eslabón indispensable en nuestro camino, un jugador que nació y murió como tal en “su” Real Zaragoza y un técnico que ha sido grande con nosotros y que por siempre completará nuestro presente y nuestro futuro, ese que nos ha de devolver a casa. A Primera.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies