Detrás de la pizarra (Heraldo Escolar)

 Hace un año escribí sobre deseos y proyectos. Posibles, conseguibles. Hoy recupero la idea y la pongo en el contexto que nos acompaña.
   Escribí: “Hoy empieza un curso joven de mochila amplia”. ¿Joven? ¿Mochila amplia? Sí, pero atados a un futuro que nos espera y no sabemos dónde.
   Escribí: “Nuestros centros son un espacio y un momento para el encuentro y soñamos que nuestras escuelas lo sean para todos”. ¿Espacio? ¿Encuentro? Ni el más torpe de los guionistas de la peor película de serie B. ¡Qué maldita ironía!
Escribí: “Soñamos una escuela bonita, donde la belleza sea la mano que cogemos para sentirnos bien”. Y soñamos, pero hoy no la construimos con abrazos limpios, sino con
voluntad de cuidarnos unos a otros.
   Escribí: “Una escuela que nos maraville con el saber, el arte, la música, la poesía, la naturaleza”. Sí, pero buscando caminos hace poco desconocidos, ya tristemente
familiares.
   Escribí: “Una escuela manchada de sociedad, donde se caigan las paredes y nos sintamos tan cómodos en nuestras calles como en nuestras aulas”. Otra pesadilla: hacer
de los límites físicos nuestro seguro de vida.
   Escribí: “Una escuela de la creación, donde nos expresemos con libertad y nos sintamos tan cerca”. ¿Libertad? ¿Cercanía? Será con la mirada semiclandestina, sujetos a la norma que nos limita para asegurar el bienestar.
   Y escribí: “Una escuela, no de la razón, sino de las razones. En comunidad nos hacemos preguntas que la vida nos responderá”. Y creemos en ella, porque la sentimos cerca y nos sostiene el alma incierta.
   Eso era ayer, eso es hoy. Y mi párrafo final lo dedico a mis compañeras, a mis compañeros docentes para proclamar mi confianza en su compromiso, su generosidad, su esfuerzo, su fe sin límites. Y confirmo la semilla que sembró el profeta Joel en el siglo IV: “Vuestros hijos y vuestras hijas profetizarán; vuestros jóvenes verán visiones y
vuestros mayores soñarán sueños”. Profeticemos, pues, las visiones que soñamos. Juntos.

P.S.: El título alude a la película del mismo título, dirigida en 2011 por Jeff Bleckner.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous post Aprender de los mejores (Heraldo Escolar)
Next post Hace 10 años el alumnado de Alcorisa visitó La Alfranca y el Monasterio de Rueda (octubre, 2010)

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies