Hablemos de educación

Por qué Finlandia tiene los mejores colegios.

   Mis apreciados compañeros Marta, Víctor, Jimmy y Arantxa, maestros del CEIP «Catalina de Aragón», se encuentran estos días en Finlandia, en un encuentro Erasmus + con nuestros colegas de Birmingham y Vaasa. Desde allí Arantxa, nuestra directora, nos envía este artículo titulado «Por qué Finlandia tiene los mejores colegios» publicado en Los Angeles Times en el que William Doyle glosa las bondades del sistema educativo finlandés. Me he permitido traducirlo y compartirlo con mis lectores. Próximamente volveré sobre él, pues algunas cosas merecen una reflexión.

El profesor de Harvard Howard Gardner aconsejó una vez a los estadounidenses:  «Aprendan de Finlandia, que tiene las escuelas más eficaces y que hace exactamente lo contrario de lo que estamos haciendo en los Estados Unidos«.

   Siguiendo su recomendación, inscribí a mi hijo de siete años en una escuela primaria en Joensuu. Finlandia, que está en el Este más alejado al que puedes ir en la Unión Europea antes de llegar a las torres de vigilancia de la frontera rusa.

Jimmy in Vaasa, Finlandia, talking about Flipped learning
Jimmy in Vaasa talking about Flipped learning

   De acuerdo, no estaba siguiendo ciegamente a Gardner – yo tenía un puesto como conferenciante en la Universidad de Finlandia Oriental por un semestre. Pero el  hecho es que, durante cinco meses, mi esposa, mi hijo y yo disfrutamos de un sistema escolar increíblemente libre de estrés, y asombrosamente bueno. Finlandia tiene un historial de producción de las más altas puntuaciones de exámenes globales en el mundo occidental, así como una maleta llena de otros nº 1 en rankings recientes a nivel mundial, incluyendo el de nación más culta.

   En Finlandia, los niños no reciben formación académica formal hasta la edad de siete años. Hasta entonces, muchos están en la guardería y aprenden a través de juegos, canciones, juegos y conversación. La mayoría de los niños caminan o van en bicicleta a la escuela, incluso los más jóvenes. Las horas escolares son cortas y los deberes  generalmente son ligeros.

   A diferencia de los Estados Unidos, donde muchas escuelas están reduciendo drásticamente el tiempo de recreo, los escolares de Finlandia tienen un descanso obligatorio de 15 minutos al aire libre cada hora de cada día. El aire fresco, la naturaleza y las pausas regulares de actividad física se consideran motores del aprendizaje. Según una máxima finlandesa, «No hay clima malo, sólo ropa inadecuada».

   Una noche, le pregunté a mi hijo qué había hecho en Educación Física ese día. «Nos enviaron al bosque con un mapa y una brújula y tuvimos que encontrar nuestra salida», dijo.

   Finlandia no pierde tiempo ni dinero en exámenes estandarizados de baja calidad. En su lugar, los niños son evaluados todos los días, a través de la observación directa, registros y cuestionarios del tipo «dispositivo de aprendizaje personalizado» de la más alta calidad jamás creados por profesores de carne y hueso.

   En clase, a los niños se les permite divertirse, reírse y soñar despiertos de vez en cuando. Los finlandeses pusieron en práctica los mantras culturales que escuché una y otra vez: «Dejen que los niños sean niños», «El trabajo de un niño es jugar», y «Los niños aprenden mejor a través del juego».

   El clima emocional de la clase típica es cálido, seguro, respetuoso y muy solidario. No hay lecciones programadas y no hay requisitos cuasi marciales para caminar en línea recta o sentarse derecho. Como un maestro chino que estudiaba en Finlandia me dijo y me asombró: «En las escuelas chinas te sientes como si estuvieras en el ejército, aquí te sientes como si fueras parte de una familia realmente agradable». Ahora está tratando de averiguar cómo puede quedarse en Finlandia permanentemente.

En Finlandia los profesores son los profesionales más fiables y admirados junto a los médicos, en parte porque se les exige tener una especial cualificación en educación con especialización en investigación y práctica en el aula.

«Nuestra misión como adultos es proteger a nuestros hijos de los políticos«, me dijo un profesor finlandés de educación infantil. «También tenemos la responsabilidad ética y moral de decirles a los empresarios que se mantengan alejados de nuestro edificio». De hecho, cualquier ciudadano finlandés es libre de visitar cualquier escuela cuando quiera, pero su mensaje es claro: los educadores son las últimas autoridades en educación, no los burócratas, y no los vendedores de tecnología.

Finlandia ofrece, a escala nacional, profesores altamente cualificados, altamente respetados y altamente profesionalizados que enseñan personalizadamente; aulas de un tamaño manejable; un programa de estudios rico y con un desarrollo adecuado; una actividad física regular; pocas o ninguna prueba estandarizada de baja calidad y el estrés tóxico y el tiempo y la energía desperdiciados que las acompañan; evaluaciones diarias por parte de los maestros; y una atmósfera en el aula segura, colaborativa, cálida y respetuosa hacia los niños como individuos valorados.

Un día de noviembre pasado, cuando la primera nieve llegó a mi zona de Finlandia, oí un alboroto fuera de la ventana de la oficina de la facultad de la universidad, que está cerca del área de juego al aire libre de la escuela de formación de maestros. Me acerqué a investigar.

El campo estaba lleno de niños disfrutando del primer sabor del invierno en medio de los pinos.

«¿Escuchas eso?» -preguntó el monitor de recreo, un maestro de educación especial que llevaba una bata de seguridad amarilla.

Eso -dijo con orgullo- es la voz de la felicidad.

William Doyle es un becario Fulbright 2015-2016 y profesor de medios y educación en la Universidad de Finlandia Oriental.

Los Angeles Times

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies