Diarios de la calle (Heraldo Escolar)

(Publicado en Heraldo Escolar, 3 de febrero de 2021)

La LOMLOE ya es el marco que ampara el futuro de la educación en España. Un futuro que se avecina inquieto y cosido a la necesidad de construir un nuevo currículo.

   Existe consenso sobre dos ideas: el actual no responde a las necesidades de nuestra sociedad y debemos acercarnos a un currículo competencial. Sin embargo, es seguro que el cambio no va a ser fácil. Por ello quizás necesitemos un “currículo de transición” (José Luis Pazos).

   Por una parte se habla entre el profesorado de vértigo, de corsé evaluador y de currículo enciclopédico, pero cuando se trata de caminar por el enfoque competencial hay más temor que audacia. Natural, por otra parte. 

   Las familias desconocen la esencia del aprendizaje por competencias, porque su historia personal está atada a un pasado de libros de texto, deberes y exámenes.

   ¿Y el alumnado? Mientras su vida se desarrolla en un paisaje competencial, en la escuela viven una desconexión radical, porque la enseñanza que reciben a veces está muy alejada de su día a día.

   Bajo este sol algunas sombras se alargan y para que estas no oculten la limpieza del mañana hay que lograr que el profesorado crea. Si los docentes no hacemos nuestra esta iniciativa la nueva ley puede marchitarse. Deberíamos, así, acoger el nuevo currículo como una empresa común que nos libera de algunas cadenas, pues una nueva forma de estar en el mundo es viable. 

   Hillary Swank nos ayuda con su magnífica interpretación en “Diarios de la calle”. En ella encarna a Erin Grunwell, profesora de Literatura que llega al Instituto Woodrow Wilson dispuesta a ganarse a aquellos adolescentes enfrentados por cuestiones raciales, pero sus estrategias fracasan. Solo una visita al centro Simon Wiesenthal, para que conozcan el horror del Holocausto, produce el efecto buscado: los convierte en ”Escritores de la Libertad” y lo hace, es cierto, al margen del currículo tradicional. Es una historia real. Es un sueño posible. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous post El club de los poetas muertos (Heraldo Escolar)
Next post Hace 10 años: «El Bolecole», revista de centro (diciembre, 2010)

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies