Palmira Martínez, raíz y armonía

Palmira Martínez nació para ayudarnos a comprender la vida. Cuando eligió estudiar Magisterio no podía imaginar que su vida iba a estar unida a su tierra, Teruel, y especialmente a la escuela rural. Desde sus comienzos, en Arcos de Salinas y Javaloyas, hasta sus últimos años como docente en el CRA Turia, concretamente en Villaespesa, Palmira creyó en la importancia del compromiso con la educación y lo hizo verdad a través de su entrega, su trabajo y su capacidad para estar cerca de los demás.  

Fue cálida educadora y cuidadora de aquellos niños y niñas que aprendieron a convivir con sus iguales y experimentar la riqueza del encuentro.

De toda su carrera destacan, sin duda, los 20 años que trabajó y vivió, sí, vivió, en el CRIET de Alcorisa. En 1987 se incorporó al equipo docente de ese centro educativo, referencia rotunda de la escuela rural turolense, aragonesa y española. Junto a sus compañeros formó parte de un proyecto que trascendió a la pequeña localidad bajoaragonesa y en ella fue maestra, administradora y durante dos año, directora. Pero sobre todo, fue cálida educadora y cuidadora de aquellos niños y niñas que aprendieron a convivir con sus iguales y experimentar la riqueza del encuentro.

   Palmira contribuyó a que el CRIEt de Alcorisa fuese un centro dinamizador de la sociedad rural turolense, aglutinador de proyectos comunes y agente de acogida. Y de sus últimos años en el CRA Turia, en Villaespesa, nos quedamos con su suave y perseverante presencia que ha llevado a esa comunidad a disfrutar de experiencias reconocidas en varias premios y menciones de ámbito nacional.

   Y todo ello lo ha hecho de la manera más difícil: siendo un miembro de la comunidad educativa que destacado porque no destaca. Su sencillez ha sido su seña de identidad y la humildad, su gesto más reconocible. Por eso Palmira Martínez merece este reconocimiento, porque encarna a la perfección la belleza de alma de tantos y tantas maestros que han hecho del trabajo en las aulas rurales su forma de estar en el mundo.

Palmira Martínez: “Antes se nos animaba a todos a estudiar fuera para progresar” (www.heraldo.es)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous post Aprendiendo a emprender: Cómo hacer un prototipo
Next post Bilingüismo en Oregón
Close

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies