"Alcorisa, sociedad bilingüe".

   Heraldo de Aragón publica hoy una información que titula «La mitad de los colegios bilingües están saturados». En ella, el periodista recoge las opiniones de varios directores o miembros de equipos directivos de estos centros que ven cómo la demanda supera de modo significativo la oferta y explican cómo, en todos los casos, la educación bilingüe (en inglés, pero también en francés o alemán) es una razón determinante a la hora de conquistar a las familias.

   La enseñanza bilingüe es hoy en día un argumento de calidad educativa al que aspiran muchas comunidades escolares, pues hay razones contrastadas para valorar muy positivamente este proyecto que en Alcorisa, en una decisión valiente y que sin duda marcó un antes y un después en el modelo educativo, se implantó hace siete años y que en la actualidad ya es una seña de identidad que ha transformado muy positivamente nuestro modo de hacer y ha abierto un horizonte de enormes posibilidades, también sociales y económicas.

   Mario Torrado, Director del Colegio Rosales del Canal de Zaragoza, al que conozco y cuyo trabajo me merece mi respeto y consideración, dice que él ya no se plantea trabajar en un centro que no sea bilingüe, y comparto su opinión. Además, explica que Aragón es una de las comunidades en las que mejor funciona este programa, y esa opinión también la comparto, como así hemos podido comprobar ambos en sucesivos encuentros a nivel nacional con otros directores de colegios del resto de España, algo que también se confirma en Alcorisa, donde el Bilingüismo ya se ha instalado con plenitud y normalidad en la sociedad y donde existe una atmósfera absolutamente favorable a la adquisición de una segunda lengua, también entre la población adulta, que se forma con interés y esfuerzo en la Escuela Oficial de Idiomas.

    Sin duda, y lo he dicho en muchas ocasiones y en diferentes foros, el proyecto bilingüe es una de las mejores cosas que le han pasado a nuestro pueblo en los últimos años, educativamente hablando, pero también socialmente, pues dentro de un tiempo, no muy lejano, nuestra sociedad contará con ciudadanos que, incluso independientemente de su titulación académica, serán capaces de comunicarse en inglés y español, con lo que eso supone de capital humano. Además, aquellos que logren alcanzar la posibilidad de cursar estudios superiores, tendrán un nivel de inglés muy alto, lo que les abrirá muchísimas puertas profesionales y laborales que tradicionalemnte se les han cerrado a los españoles, que siempre hemos tenido en el aprendizaje de una segunda lengua uno de nuestros principales déficits formativos.

   Se abre, pues, ante nosotros, un horizonte apasionante que deberemos saber gestionar adecuadamente. Nuestros alumnos se acercan, en su primera promoción, al cumplimiento de la primera fase de su formación bilingüe dentro de dos años y se acerca el momento de empezar a pensar en intercambios con otros colegios europeos y abrirle la puerta al futuro. 

Otros artículos: «Alcorisa, la sonrisa bilingüe»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *