¿Por qué un congreso sobre mindfulness en educación?

Los días 2 y 3 de noviembre se celebra en Zaragoza el I Congreso de Mindfulness en la Educación bajo el lema “Desarrollando la atención plena en las aulas”.

En este congreso van a participar cuatro ponentes magistrales: Julieta Galante, Miguel Ángel Santed, Isarael Mañas y José Javier García Campayo y treinta y tres ponentes que forman parte de las diferentes mesas y talleres.

mindfulness

Foto: Jaime P. Perpiñá (mr_jayphoto)

En los últimos años, el Mindfulness ha sido reconocido cada vez más a nivel internacional como una herramienta positiva de apoyo a estudiantes, maestros, administradores escolares y padres. El creciente interés y las investigaciones realizadas por universidades y otros organismos, han proporcionado pruebas científicas de la eficacia del Mindfulness para reducir el estrés, la ansiedad y la depresión, y para aumentar la resistencia emocional, la felicidad, el comportamiento prosocial y las habilidades cognitivas.

Surgen y se desarrollan iniciativas en algunas instancias como áreas de aprendizaje relacionadas con la Educación Emocional y para la Creatividad. Se apoyan para ello en la idea de que “el alumnado que es feliz tiene más éxito en la escuela y en la vida”, movimientos como “Escuelas despiertas”, programas como “Aulas felices” o las aplicaciones de Mindfulness que cada vez se implementan más en centros educativos de todo el mundo.

Debemos contar con el alma de los niños y niñas. Debemos acoger su dolor, su felicidad, sus necesidades como seres humanos. La escuela institución y la escuela emoción es un lugar y un momento al que acceden todos y todas y el sistema educativo debe, porque es su responsabilidad, asumir sus carencias y responder sus inquietudes, tanto las materiales como las que forman parte de sus corazones.

La conciencia es una dimensión humana que necesita cuidado y atención y ahí es donde y cuando la educación debe tener presencia para aprender a ser personas, a pensar, a lograr bienestar y a convivir con sentido de comunidad.

En este contexto la sociedad aragonesa acoge este congreso como una oportunidad para llegar a un punto de encuentro que nos permite crear escenarios de aprendizaje y compromiso con nuevas formas de crecimiento.

Esta entrada fue publicada en Artículos y textos educativos, Metodología y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *