La profesión docente (Heraldo escolar)

(Publico este artículo en Heraldo escolar hoy, 25 de octubre de 2017)

La profesión docenteSalí por la puerta de aquel colegio después de un par de días como oyente en sus aulas
con la decisión tomada: sería maestro. Me pregunté, me preguntasteis, me preguntaron
“¿por qué?” y creo que respondí: “porque siendo maestro será más fácil entenderme a
mí mismo”.

Estudié, accedí a la profesión y comencé una carrera laboral cuyo final veo cada vez
más cerca. Sí, quiero conocer, creo en los proyectos colectivos, estoy dispuesto al
compromiso. Sí, he tenido magníficos maestros, he conocido a excelentes compañeros,
muchos ya amigos, y juntos hemos introducido cambios en la escuela que han ayudado
modestamente a transformar la escuela. Sí, también me he formado, he estudiado y he
adquirido destrezas necesarias para comprender el mundo en que vivimos. Así pude
encontrar mis lugares en el mundo, ahora que nos falta Luppi. En ellos arraigué y
desarrollé proyectos profesionales y personales a los que me entregué junto a
compañeros y compañeras cuya huella guardo para siempre.

Todo esto podría explicar qué significa desarrollar la profesión docente. Sin embargo,
hoy necesitamos reflexionar sobre su significado. Y en este sencillo espacio de opinión
aportamos dos ideas: el amor por las cosas bien hechas y el sentido estricto del deber.
En todos estos años he conocido a decenas de docentes que se esmeran en hacer muy
bien su trabajo, poniendo empeño y tenacidad en su tarea. Me han enseñado que hay
razones para dejarse el alma en el camino y no conformarse nunca.

En segundo lugar, he aprendido que dar ejemplo de trabajo, esfuerzo y generosidad es
el norte de muchos docentes. Dar lo máximo de nosotros mismos y hacer un elogio del
deber, que tiene valor de valor. A él le doy toda la importancia porque creo en su
verdad y porque considero que es algo que nos dignifica y nos significa.

Algo de todo esto tiene la profesión docente. Pero también es verdad que la sociedad
le debe una a la docencia en forma de mensaje que ayude a entender quiénes somos y,
como defiende Fullan, haciendo de la formación del profesorado una herramienta para mejorar. Así, en plural.

Esta entrada fue publicada en Artículos y textos educativos, Heraldo escolar, Mis colaboraciones en prensa y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *