En aragonés: Cronicas d’un lugar (Heraldo Escolar)

«Pero bueno, alavez tu que clase de mayestro yes?», le preguntoron un día a un buen amigo docent. Y no sabió qué decir. Conste que qui le fació a pregunta, un ciudadano leito y informau, teneba buena fe, pero en bell modo le permenó no tener un discurso elaborau, consistent.

O mío amigo me confesó que dende alavez se fa ixa pregunta cada día y no troba una respuesta cool que le proporcione masiaus “likes” en retz. Manimenos, me dició que ha descubierto que i hai dos prencipios que iluminan bella cosa este embolico que tanto se pareixe a o nyudo de Gordias y que emparan o suyo estar educador. Un: l’amor por as cosetas bien feitas. Dos: o sentiu estricto de l’haber de.

Por una parte, o mío amigo creye que ye bueno que os docents nos esmeremos en fer muit bien o nuestro treballo, metendo empeño y tenacidad, deixando-nos l’alma en o nuestro quefer. Y sí, adora desfrutar d’ista fermosa aventura que ye a educación quan aconseguimos dar lo millor de nusatros. Y l’amor. Amar l’amor, porque en la entrega ye a grandeza d’a nuestra forma d’estar en o mundo.

En segundo puesto, me charró de cómo ha tractau siempre de dar eixemplo de treballo, d’esfuerzo. Siempre ha creito, porque l’aprendió d’os suyos mayors, que a nuestra profesión no entiende d’horarios ni calandarios ordinarios. O deber, tant amagau a vegadas, tant a la uembra d’os dreitos. O deber, que tiene valor de valor. Y creye en a suya verdat, porque considera que ye bella cosa que nos dignifica y nos significa.

Ixo le respondió o mío amigo. Sabe que estió una respuesta poco viral, pero sentir-se qüestionau le aduyó a ubrir a finestra y combatir o aerosol d’a desidia. D’o mesmo modo que lo feba Don Antonio, o sensato y responsable mayestro de “Cronicas d’un lugar”, aquella serie de televisión de prencipios d’os 70 que en a Espanya d’o franquismo tardano le fascinó, a ell y a millons d’espanyols, dende a sencillez d’a suya relato. Y yo sinyo o que diz o mío amigo, porque nos pareixemos tanto que dica creyemos estar a mesma persona.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous post El florido pensil (Heraldo Escolar)
Next post Historias de la radio (Heraldo Escolar)

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies