Lleno de aventuras, lleno de conocimiento. Como el futuro que empezamos cada día. Como la primera vez, como la última palabra.  Ha sido breve el viaje junto a ti, pero el camino compartido me ha bastado para comprender que tras tu voz de tribuno descansa un relato de joven aprendiz. Y eso, aprender al lado de quien siempre está aprendiendo, es una hermosa manera de crecer. Todavía hoy. Todavía siempre. Gracias, Jesús, por darme la oportunidad de descubrir paisajes transparentes. Y mi deseo: que el camino sea felizmente largo y eternos los amaneceres. 

Jesús_Garcés

Foto: Despedida

Juan Antonio Pérez Bello
japbello@gmail.com
Entrada anterior Aprendiendo a emprender: 5 hechos que acompañan el programa (I)
Entrada siguiente Atropellos curriculares (Heraldo Escolar).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *