Hablemos de educación,  Heraldo Escolar

Los equipos directivos en la escuela (Heraldo Escolar).

  Hace un tiempo publiqué en Heraldo Escolar un artículo titulado “Equipos directivos”. En él hablo de lo que supone hoy formar parte de esos equipos que dirigen los colegios e institutos públicos y de la necesidad de reconocer su labor, no siempre bien conocida, casi nunca valorada en su justa medida. Conozco bien ese paño pues he trabajado 5 años como jefe de estudios y 11 años como director. Un total de 16 cursos formando parte de un equipo directivo y aunque en la actualidad mi horizonte es distinto, pues así lo elegí,  esto de ser “ex” de algunas cosas te permite hablar con naturalidad y conocimiento de ellas. Mi reconocimiento, pues, y mi aprecio a quienes hoy día nos dirigen y lideran nuestros centros. Mi apoyo y colaboración, siempre.

   Un centro educativo abre sus puertas cada día a un mundo en el que cada vez es menos cierta la certeza. Los maestros y maestras recibimos en nuestras aulas tantas vidas como alumnos son. Las familias entregamos lo más preciado, lo más amado y lo hacemos confiados en la labor y el compromiso del profesorado.

   Cuando ese instante se produce en cada centro escolar hay tres personas que durante unos segundos miran en su interior y se preguntan si todo está bien, si cada decisión tomada ha aportado la solución adecuada. Si cada pregunta ha encontrado la respuesta requerida. Hablamos de los equipos directivos.

Image  España ha visto evolucionar la figura del director desde aquella figura autocrática de los años 50 y 60 hasta la actual. Sin embargo, siempre hemos mantenido una distancia con otros modelos europeos y en estos momentos contamos, en términos generales, con equipos escasamente formados, discretamente vocacionales y modestamente considerados, tanto por los claustros como por la sociedad. Es un hecho que el sistema educativo cuenta con unos cuadros medios desmotivados, en ocasiones ejerciendo su función por decisión administrativa y, sobre todo, desubicados en cuanto a sus funciones. Pero también es un hecho que estos equipos los forman personas que se dejan el alma. Lo hacen para ser capaces de analizar situaciones, afrontar problemas, gestionar conflictos y motivar al profesorado. Para liderar procesos de transfromación educativa, atender con amor y compromiso a las familias, establecer objetivos y gestionar recursos. Para acompasar tiempos, acoger al viajero, confortar al que sufre y ser igual con sus iguales. ¡Ah! Y recordarse a sí mismo que, en medio de semejante laberinto, siempre será lo que quiso ser: maestro, maestra.

   Es tiempo de cambios y llegan mensajes de profesionalización, autonomía en gestión y evaluación, liderazgo, formación y rendición de cuentas. Es menester que no falte el mensaje del reconocimiento. La sociedad a la que servimos debe colaborar a ello.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies