Crónicas de un pueblo (Heraldo Escolar)

Spread the love

«Pero bueno, entonces ¿tú que clase de maestro eres?», le preguntaron un día a un buen amigo docente. Y no supo qué decir. Conste que quien le hizo la pregunta, un ciudadano leído e informado, tenía buena fe, pero en cierto modo le inquietó no tener un discurso elaborado, consistente. 

   Mi amigo me confesó que desde entonces se hace esa pregunta cada día y no encuentra una respuesta cool que le proporcione demasiados “likes” en redes. Sin embargo, me dijo que ha descubierto que hay dos principios que iluminan algo este lío que tanto se parece al nudo de Gordias y que sujetan su ser educador. Uno: el amor por las cosas bien hechas. Dos: el sentido estricto del deber.

   Por una parte, mi amigo cree que es bueno que los docentes nos esmeremos en hacer muy bien nuestro trabajo, poniendo empeño y tenacidad, dejándonos el alma en nuestra tarea. Y sí, adora disfrutar de esta hermosa aventura que es la educación cuando logramos dar lo mejor de nosotros. Y el amor. Amar el amor, porque en la entrega está la grandeza de nuestra forma de estar en el mundo.

   En segundo lugar, me habló de cómo ha tratado siempre de dar ejemplo de trabajo, de esfuerzo. Siempre ha creído, porque lo aprendió de sus mayores, que nuestra profesión no entiende de horarios ni calendarios ordinarios. El deber, tan oculto a veces, tan a la sombra de los derechos. El deber, que tiene valor de valor. Y cree en su verdad, porque considera que es algo que nos dignifica y nos significa.

   Eso le respondió mi amigo. Sabe que fue una respuesta poco viral, pero sentirse  cuestionado le ayudó a abrir la ventana y combatir el aerosol de la desidia. Del mismo modo que lo hacía Don Antonio, el sensato y responsable maestro de “Crónicas de un pueblo”, aquella serie de televisión de principios de los 70 que en la España del franquismo tardío le fascinó, a él y a millones de españoles, desde la sencillez de su relato. Y yo firmo lo que dice mi amigo, porque nos parecemos tanto que hasta creemos ser la misma persona.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *