La educación, víctima de la desinformación.

La educación, víctima de la desinformación.

   Hoy he mantenido una interesante conversación con varias personas que trabajan en Educación. Son personas comprometidas, excelentes profesionales, que dedican su vida a una profesión de la que se habla mucho pero a la que se conoce muy poco.

   Hablábamos de la necesidad de mantener a la sociedad bien informada, de proporcionarle a la comunidad información suficiente y sobre todo necesaria para que lo que tantas veces se dice sea una realidad. Y se dice que la educación es una de las tareas fundamentales, básicas de nuestra sociedad, pero muy pocas veces sus trabajadores son considerados en su justa medida como agentes en los que confiar y a los que apoyar decididamente en el desarrollo de su labor.

   Son muchas, demasiadas las lagunas que hay en el subconsciente colectivo acerca de lo que esta actividad humana y socialmente tan importante representa para la buena salud de nuestra sociedad. Hay demasiados huecos en el conocimiento del hecho educativo, mientras que retumban estruendosamente titulares simplificadores y mensajes de 140 caracteres con los que se construyen mensajes de fuego que nadie parece estar dispuesto a contrastar.

   Falta información veraz, profundizar en el mensaje, hablar en serio de lo que es serio, y sobran frases hechas, debates en medio de la algarabía televisiva y opinadores de todo que de todo saben y de nada entienden. Por ello, comienzo hoy una sencilla labor de investigación para recoger todas las informaciones que sobre educación publiquen durante esta semana varios periódicos españoles y aragoneses. Al final de la semana hablamos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *