Los colegios y los resultados educativos.

   Uno de los capítulos del anteproyecto de la LOMCE que más debate está suscitando entre la comunidad educativa es el referente a la evaluación de los proyectos educativos y el análisis de lo que se está dando en llamar resultados educativos. El Ministerio Wert está empeñando armas y bagages en convecer a la sociedad de varias ideas fuerza, de entre la que hoy destacamos, por ejemplo, que la competición entre las escuelas favorece la mejora de los resultados, que los colegios deben especializarse en algún área del currículo y que los centros rendirán cuentas de sus resultados y podrán recibir fondos extra según los mismos.

   Que el Ministerio pretenda que el proyecto de calidad pueda suponer la especialización de los centros en los ámbitos curricular y que la calidad se defina en relación con el nivel absoluto que se haya de obtener, pero sobre todo también por la mejora en relación con la situación de partida son dos afirmaciones que deben preocuparnos.

pispo86  Cuando se dice que “La calidad se definirá en relación con el nivel absoluto que se haya de obtener, pero sobre todo también por la mejora en relación con la situación de partida” es razonable preocuparse por el significado de la expresión «nivel absoluto», pues todos sabemos que en educación es necesario ser cuidadosos a la hora de valorar el punto de llegada. Si no se consideran aspectos que condicionan el proceso corremos el riesgo de ser injustos y de hacer lecturas equivocadas de la realidad, tal y como ya nos ha ocurrido estos años con la Evaluación de Diagnóstico, de la que podríamos hablar mucho y conseguiríamos detectar errores que desvirtuaron el proceso.

   En segundo lugar, si promovemos la especialización de los centros nos vamos a encontrar, por una parte, con “centros excelentes” y por otra con “centros para la mejora del rendimiento escolar”. Si lo que queremos es mejorar la educación bien habría que matizar que vamos a mejorar solo la de aquellos niños y niñas favorecidos por la vida y la sociedad, mientras que los más desfavorecidos se verán marcados por asistir a esos centros de «mejora». Además, nos queda el tema de la escolarización: ¿quiénes irán a estos centros? ¿Será obligatorio matricularse en ellos si no se es «buen alumno»? ¿Qué maestros trabajarán en cada centro?

   Respecto a la necesidad de ofrecer resultados a través de los proyectos educativos, ¿cómo se va evaluar? ¿Qué se supone que es «excelencia»? Cuando surge este tema en seguida me animo a hablar de una experiencia vivida en pimera persona. He trabajado durante más de veinte años en el Colegio de Alcorisa, desde 2001 «El Justicia de Aragón». En él tuve ocasión de promover y desarrollar durante todo este tiempo una experiencia comunicativa en la que el vídeo, la radio y el periódico escolar han sido protagonistas. Lo llamamos «Proyecto Epsilón» y sus exponentes han sido y son Canal Pispotero (televisión escolar), El Pispotero y Onda Balcei / Onda Pispotero, además de «El Bolecole», experiencia novedosa en su momento que acera a realidad escolar a la counidad educativa. A lo largo de estos años más de una decena de ex-alumnos han estudiado periodismo y son hoy, ya, profesionales de la informacion y la comunicación. ¿Es eso éxito? ¿Cómo lo evaluamos? ¿Cuándo lo evaluamos? ¿Cuando terminaron sus estudios de primaria? ¿Diez años después? En definitiva: defínase éxito escolar, porque en ningún punto del anteproyecto de la LOMCE se habla con convencimiento de la proyección social del hecho educativo, sino más bien se toma el camino en el que los arbustos se llaman productividad, excelencia y éxito.

   Lo digo todo esto porque para quien esto escribe no hay mayor éxito que el amor al trabajo, a los demás y el compromiso con la sociedad a la que servimos.

Pasado mañana, lunes: «¿Necesitamos los maestros incentivos?

1 comentario en “Los colegios y los resultados educativos.

  1. David Gómez Cisneros

    Buenas noches, Juan.
    Soy David, el padre de Lucía Gómez, tu alumna en 1ºA Primaria del cole Ronda Norte.
    ¡¡¡Estoy impactado, entusiasmado, ilusionadísimo!!!
    Una madre del cole, me ha hecho saber esta tarde, mientras nuestros hijos jugaban en el parque del barrio, de la existencia de tu blog. No sé cómo ha llegado a saber de él, pero el mero hecho de saber acerca de su existencia, me ha hecho indagar y finalmente he podido dar con él en la red.
    Me he tomado la libertad de leer, indagar e ilustrarme, con las vivencias, sentimientos y realidades varias que plasmas de un modo brillante en tus artículos. Trasmites pasión, dedicación y vida. Leo acerca de tu mochila profesional labrada en Alcorisa, siendo 12 años el director del cole bilingüe de la localidad. Leo acerca de tu experiencia como promotor y «desarrollador» de un proyecto comunicativo (periodismo escolar, radio…) llevado a cabo en el cole Justicia de Aragón….., y me entusiasmo.
    Acabas el artículo sobre el que escribo este comentario, diciendo que «…no hay mayor éxito que el amor al trabajo, a los demás y el compromiso con la sociedad a la que servimos.». No puedo estar más de acuerdo.
    En el artículo posterior, titulado «¿Necesitan incentivos los maestros?», reflexionas acerca de ciertas prácticas cotidianas en la escuela pública. Decirte que en estos 3 o 4 meses, he tenido la oportunidad de charlar contigo en un par de ocasiones, amén de haber compartido un «Adiós con el Corazón» tocando nuestros instrumentos regionales para el deleite de los chicos…. y esto, junto con ilusión con que mi hija va a clase todos los días, me ha bastado para tener claro (ya lo tenía, por otra parte) que en el cole se trabaja y se aprende. Que en el cole hay amor, comprensión, ternura, generosidad y entrega. Juan, Paula, y resto de equipo docente del Ronda Norte, yo (y mi familia) te/os creo/creemos. Tengo/tenemos FE.
    La verdad es que no sé muy bien cómo expresar mi alegría y agradecimiento contenido, por haber tenido la suerte (nosotros) de contar contigo, Juan, en nuestro colegio. Y no ya sólo como profe de nuestra hija Lucía, al menos durante este año y el próximo en el primer ciclo de Primaria, sino como motor, impulsor y generador de dinámicas positivas y enriquecedoras para este colegio todavía en construcción, de forma análoga a como tuviste la oportunidad de desarrollarlas en tu etapa anterior.
    Hasta el próximo encuentro musical.
    Un placer.

    Contestar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *